miércoles, diciembre 20, 2006

5ª Epistola

¿De donde sacas las fuerzas? ¿De donde el ánimo? Cuantas veces te han hecho esa pregunta desde que estas aquí. Lo cierto es que esas fuerzas y ese ánimo que te ayudan a levantarte cada día no estan ahí solo por tu propio esfuerzo, son los demás los que hacen esa extraordinaria tarea: ofrecerte su ayuda, su apoyo. Tanto fuera, como, para tu sorpresa, dentro. Esa sea quizá la respuesta: a veces la ayuda llega desde donde menos la esperas. Ahora puedes decir que el famoso dicho es cierto. ¿Quien te iba a decir hace tres meses que encontrarías manos amigas aquí dentro? Y no solo por parte de tutores y educadores (gran labor la suya, por la que sientes cada vez mayor admiración) sino tambien por parte de los demás internos. Gracias a ellos incluso ahora tienes motivos para la alegría, motivos para la risa e , incluso, motivos para la emoción que causa un gesto desinteresado por parte de los demás. En resumidas cuentas, motivos para atenuar tu dolor. Motivos para pensar que, al fin y al cabo, la vida, dentro de las inevitables injusticias que nos depara a diario, no es tan agria como puede parecer.

3 Comments:

Blogger anna said...

Gracias por compartir tus pensamientos y sentimientos.

Sigue escribiendo! Aquí afuera te leemos.

5:49 p. m.  
Blogger Yo said...

Si es menos dura o no, no sabría decirte, a veces son solo ilusiones.
La verdad no conozco bn tu situación, pero creo poder asegurar que no vives como los prisioneros "tercermundistas", no me parece percibir esa infinidad de distinciones que dentro de las cárceles se presentan aca, 34 perosnas en una celda muy pequeña, cuando llegas te sueltan en el patio y ud verá si encuentra un lugar en el "baño" o en el pasillo para poder "dormir", bueno a menos que tengas dinero para pagar cada dia un colchon tiezo, o solo un pedazo en la celda. Tal vez no es tan malo, pero eso no es moral. no debemos pensar en descansar porque otr@s esten peor. sino que debemos intentar acabar con todas esas mazmorras.

Un Abrazo!

2:29 a. m.  
Anonymous Isabel said...

Hola.He leido un poquito lo que has escrito en tu blog.Quizás, con suerte ya te perdonaron el castigo y andas por ahí...La vida es un secreto que alguien nos contó muy bajito al nacer.Algunas personas nunca escuchan nada y se van sin darse cuenta de quienes son y quienes quieren ser.Otras, recuerdan ese secreto siempre,a pesar de todo,aunque crezcan y por un momento parezcan olvidarlo, sus ganas de vivir hacen que vuelva a recordarlo...Sé tú.

12:31 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home