jueves, junio 14, 2007

10ª Epístola

Pero, a pesar de todo, a pesar de tus esfuerzos por mantener el optimismo, aún dentro de la más profunda tristeza, siempre habrá malos ratos. Siempre te toparás con esos momentos en los que encontrar consuelo te resulta increíblemente difícil. Y sabes que, al fin y al cabo, esos momentos nos abordan a todos en un momento u otro. Sabes que no te vas a librar de ellos, ni aquí, ni en ningún sitio.

Porque, a veces, ocurren cosas que te hacen recordar que te encuentras en una situación en la que muy poco depende de tí. Descubres que esa normalidad que tanto te ha costado conseguir, puede verse fácil y rápidamente truncada por una decisión ajena. Y de nuevo te ves obligado a empezar de cero. De nuevo te enfrentas cara a cara con la soledad. De nuevo has de recurrir a toda tu paciencia para hacer esta nueva situación algo mas llevadera...

Una vez más recurres a la lectura, a la música, a los recuerdos... Una vez más te encuentras buscando consuelo. ¿Consuelo? Quizá sea mejor decir que lo que buscas es evasión. Buscas una manera de poder evadir tu mente. La manera de conseguir que tu pensamiento encuentre la libertad que a tus pasos se le niega.

Por vez primera te sorprendes a ti mismo encaminando tu busqueda al exterior. Te descubres mirando a traves de la pequeña ventana de tu celda, observando un paisaje dolorosamente quebrado por los barrotes. Alzas la vista buscando algo que no eres capaz de definir, y con la mirada te diriges más allá de las rejas, más allá de los muros, de los alambres y de las verjas. No puedes evitar decepcionarte, cuando, más allá de todo eso, solo encuentras un cielo teñido de gris, acorde con tus sentimientos.

Justo en ese momento empieza a llover, y observas la lluvia como si esta tuviese un efecto hipnótico sobre tí. Pero tu no ves la lluvia caer. Solo ves lágrimas. Ves todas esas lágrimas que no eres capaz de derramar. Es entonces, cuando caes en la cuenta de que, en todo este tiempo, ni una solitaria lágrima se ha escapado por tu mejilla.

Dicen que el llanto arrastra parte de nuestro pesar. Pero sabes que tu llanto no arrastrará nada. Sabes que lo único que harías sería verter lágrimas vacías.

En medio de tus pensamientos algo te obliga a entrecerrar los ojos, y observas, con una extraña sensación, como el sol asoma de nuevo. Y, poco a poco, sin darte cuenta, sientes como tu pesar, al igual que las nubes, tambien se disipa.

Dibujando una sonrisa te das cuenta de que habías olvidado algo muy importante. Algo que unas letras amigas te recordaron hace ya tantos meses: “Debes tener siempre en cuenta, que esto también pasará”.

Efectivamante, llegara el día en que esto también sea un recuerdo. Y sabes que, cuando eso pase, tu llanto aflorará. Cuando llegue el día ya no serán lágrimas vacías. Sabes que, en ese momento, tus lágrimas, arrastrarán todo tu pesar. Pero, hasta entonces, has de afrontar los malos ratos, y aprovechar lo que te puedan ofrecer, porque gracias a estos, cuando lleguen los buenos, sabrás apreciarlos y disfrutarlos como nunca antes lo has hecho.

13 Comments:

Blogger Jose85 said...

Hola a todos! Antes de nada quisiera disculparme. He tenido abandonado el blog bastante tiempo. Precisamente aqui digo que en esta situación en la que me encuentro, muy poco depende de mi. Este abandono temporal se debe a que estos meses pasados, he tenido el "placer" de saber lo que es una conducción(traslado de prisión a prisión). Decir tambien que por fin he vuelto, y que me moría de ganas de volver a escribir. No os podeis imaginar mi sorpresa y mi alegría al ver la cantidad de comentarios de la última entrada. Os agradezco de corazón vuestras palabras de apoyo. A partir de ahora podré escribir con mas frecuencia y contestar los comentarios. Lo dicho, espero que os guste esta entrada. Un abrazo y nos vemos en comentarios!

2:28 p. m.  
Anonymous marisa said...

Me alegro mucho de que hayas vuelto a escribir.

Eres muy bueno describiendo sentimientos, situaciones, estados de ánimo. Cuando escribes haces que, al leerte, nos hagamos cargo de tu situación, de los pensamientos que acuden a tu mente y de los sentimientos que te provocan.

Es verdad lo de que ésto también pasará. Hay un refrán castellano que dice que "No hay mal que cien años dure" Animo.

Yo soy de las que iba mirando a menudo si habías escrito algo, porque me gusta como escribes, y me sorprendía que tardases tanto en hacerlo. Ahora que sé que has vuelto espero que no abandones a tus lectores.

Hasta pronto

Marisa

9:31 p. m.  
Anonymous liver said...

Pues mira que bien que volviste...lamento lo del traslado..supongo que joden...pero ya volviste así que ánimo y a seguir escribiendo asi de bien como lo haces...al menos a mi me gusta lo que escribes...son sentimientos sencillos, claros, llenos de emociones que calan dentro....
Venga un saludo, y mucha energia positiva para tí...

9:47 p. m.  
Blogger anna said...

Yo también me alegro que vuelvas a escribir.

Nos haces compartir lo que sientes. Espero seguir leyéndote.

10:36 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

"Lo que no supimos decir nos dolerá eternamente y sólo el valor de un corazón abierto podrá liberarnos de esta congoja. Nuestros encuentros en la vida son un momento fugaz que debemos aprovechar con la verdad de la palabra y la sutileza de los sentimientos." Si te ha gustado, podras disfrutar de estas y otras bellas palabras de la novela de Susana Tamaro Donde el corazón te lleve. Gracias por tus pensamientos. Nos alegra que vuelvas a estar con nootros

3:21 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

La risa, así como el llanto son maneras de sublimar nuestra tensión interior. Después de llorar, o después de reir, una enorme relajación invade mi cuerpo.
Aunque entiendo lo de las lágrimas vacías. Yo, por diferente situación a la tuya, también he tenido que sobrellevar una condena que no me merecía. No he estado en la cárcel encerrada pero mi libertad se ha visto menguada por otras causas que escapan a mi control. En los peores momentos, no podía llorar ni reir porque mis lágrimas estaban encerradas, no querían salir inutilmente. Y en eso te entiendo, sólo cuando pude ver al fin una luz conseguí llorar al fin y relajarme.
A pesar de las cadenas que arrastremos, a pesar de los contratiempos, lo importante es tener libre el pensamiento. Me encanta como escribes y ha sido maravilloso poder leerte. Suerte.

9:21 a. m.  
Blogger Akiv said...

Plas, plas, plas... Como siempre, preciosas palabras... Me alegro de tu vuelta.
Un cordial saludo.

7:06 p. m.  
Anonymous Alej said...

¡Saludos Cordiales! [que soliamos decir]Lo cierto es que...bueno...mientras me decido de como empezar la carta (he de reconocer que para esto soy nefasto...PIDEME UNA HISTORIA DE AVENTURAS Y CIENCIA FICCION PERO NO UNA CARTA!!!!)te dejo un comentario en tu blog. Tengo una sorpresa para ti...espero que te guste. Es un autografo de una persona, de un famoso que te gusta...[no, no es el 'lobohombre':P ,es broma]Solo te dare una pista, y con ella me despido:

Un Abraaaaaaaa....zooooooooooo

1:45 p. m.  
Blogger La esencia de las palabras said...

Hola Jose...es un placer saber de ti nuevamente y poder disfrutar de tus relexiones. Hoy te dejo una mia, sacada de una epoca negra donde solo me limitaba a permanecer encerrada, si, mi propia carcel, hasta que por fin la vida me dio otra oportunidad, como a ti te la dara algun dia.

( Caminando hacia la luz )

Noche negra...
y yo atreviéndome a descubrir su magia desde la alambrada de mis días..
empujo con fuerza hasta herirme las manos...gente...ruidos desconocidos...mansas luces que embriagan todos mis sentidos...Respiro hondo hasta sentir mis costillas recibiendo un beso de bienvenida...El mundo se abre ante mis ojos...amigos..abrazos...sonrisas..y yo...
yo...
por fin...
viviéndome.

Volveras a vivirte Jose...te lo aseguro.

12:54 a. m.  
Blogger Yo said...

Hola una vez más. te leo y es inevitable que piense en lo ironico que es todo aca fuera nos odiamos, no nos soportamos, somos cruels insensibles, Y de repente unas palabras -como las tuyas- duelen mucho. Y son realidades que nuca nos tocan y que obviamos.
Respecto a lo del llanto me acuerdo que Victor Hugo en "los miserables" decía al habalrnos de Juan (un hombre al que habían metido preos por robar un pan) que las almas secas, tienen ojos secos. Y nos contaba como ese Juan que entro tembloroso y con miedo a la prisión salió absorto, seco. como si todo en su ser se hubiese volcado.
Esperoq ue no te dejes llenar nunca de ese desdén que caus ala prisión, y que antes te enganches con algo. la musica por ejemplo, si la puedes oir ya has ganado mucho. que gloriosa se pone el alma la hacerlo, asi sufra al sentirse presa. Bueno aunque la tuya es menos presa que otras, asi tu estes preso, hay cpsas que no se pueden dañar ni presidiar. ellos quieren castigar el alma encerrandonos. No lo permitas!

Y en cuanto a lo que decis en la entrada, me parece que es un problema de la existencia en general del ser, no es solo tuyo, ni mio. es de la naturaleza de nosostr@s en si. Y si en realidad la existencia misma tenga un fin.

Salud!

6:09 a. m.  
Anonymous PAU said...

Hola Jose85, ciertamente tu epistola 10a nos exhorta a una gran verdad, por más difícil y terrible de una situación, todo pasa, pero dificilmente lo visionamos cuendo estamos viviendo el momento. Una vez escuche algo asi como entre mas oscuro se pone, es porque mas rapido va amanecer, algo así, y en el momento de mayor oscuridad la luz del "amigo del alma" nos ilumina, te soy sincera errores cometemos todos, a veces no podemos establecer si en menor o mayor grado, y lo que realmente importa es el perdon el Perdon de Dios, un sentir superor en nuestro interior, que cuando hay un verdadero arrepentimiento se siente mejor, y considero que mientras estamos en el mundo, el Perdon de nosotros mismos, el personal, el darte una nueva oportunidad, aunque a tu alrededor pareciera estar todo en contra, si vemos bien, son eso, solo apariencias. P.D: sabes me gusta mucho tu redaccion, es fluida, concordante, sutil, directa, clara y de mucha profundidad y personalidad.

11:04 p. m.  
Blogger HugsAndMore said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

10:16 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

me es dificil comentarte tus epistolas...

Quizas lo vea como el arte... ese que te logra transmitir todo el sentimiento del artista y te qeudas parado... como un tonto sin saber que decir!... Con este escrito me has llegado mucho! Siento la enorme necesidad de hacer fotografia inspirado en tus escritos y asi poder sasiar esa sed de decirte lo que realmente siento cuando lo leo.!
Te mando un saludo enorme... Ya se que esto lleva a;os escrito pero lo estoy leyendo hoy

10:21 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home