viernes, agosto 10, 2007

11ª Epístola

Como pasa el tiempo… Parece que lo estas consiguiendo. Ya ha pasado casi un año y dentro de ti sientes una curiosa sensación. En este momento tienes la impresión de llevar aquí una eternidad, pero es solo cuando vuelves la vista atrás, cuando te das cuenta de que estos 11 meses han sido los mas fugaces de toda tu vida, y, afortunadamente, pese a esa fugacidad, puedes decir que este tiempo te esta cundiendo más que varios años de los que ya pasaste.
Estas aprendiendo más de lo que creías y ahora te resulta mas fácil darte cuenta de cosas que antes no sabías, cosas que no querías o no te dejaban ver.

Por desgracia, no son pocas aquellas que empiezas a ver con claridad y que te producen un efecto descorazonador. Ya hablaste sobre esto una vez, pero entonces no supiste ver la importancia y la gravedad del asunto. Ahora mas que nunca, te das cuenta de que tu anterior vida y la que ahora has de afrontar no son muy diferentes. Observando con atención ves, con desilusión, cada vez más y más similitudes. Te das cuenta de que la vida de una inmensa mayoría va también por ese mismo camino. Te das cuenta de que son demasiadas las personas que viven su presidio particular. Demasiadas que viven presas, encerradas, sin libertad, en sus propias vidas…

Curiosamente, aun a pesar de que saben que algo no va bien, aunque saben que hay algo que falla, algo que no les deja terminar de ser felices, esta gran mayoría vive ignorando esto.

Te niegas a señalar a un supuesto culpable, porque, para cada uno, el culpable, los culpables, aun surgiendo de una misma raíz, pueden ser muchos y confusamente diferentes.

Ahora ves con nitidez que no hacen falta celdas para coartar tus pasos, grilletes para controlar tus actos, pasillos enrejados para dirigir tus movimientos, ni forzada sumisión para acallar tus palabras. Hay armas mucho más sutiles y mucho más efectivas. Armas que afectan al cuerpo, a la mente, al espíritu… y los efectos están dentro de todos y cada uno de nosotros.

La cuestión es que, finalmente, por un motivo u otro, siempre hay algo que atenta contra nuestra libertad, limitándonos como si llevásemos unos permanentes e invisibles grilletes. Y lo peor del asunto es que somos nosotros los que hemos dejado que esos grilletes estén ahí, simplemente dejándonos llevar.

Sin embargo hay quienes son felices, hay quienes viven sin ataduras impuestas, comprometidos solamente a lo que a ellos les llena. Gente que vive su vida con humildad y como a ellos les gusta, haciendo sentir bien, tanto a los que les rodean, como a ellos mismos.

Es este tipo de personas las que te hacen ver, que no es imposible, que no es irrealizable, que todavía puedes vivir sintiéndote dichoso. Porque gracias a ellos, te has dado cuenta de que esos grilletes solo están en tu mente. Que no es tan difícil librarse de ellos. Que aun hay esperanza. Por que, aunque como todo, requiera un esfuerzo, todavía es posible liberar nuestro pensamiento.

7 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Cuanta razón tienes!!!!! profunda e interesante reflexión, lástima que no todo el mundo sepa ver esto de lo que tu hablas. Precisamente se acaba de publicar un libro en el que también se reflejan parte de tus pensamientos. Échale un vistazo, vale la pena! Se titula Dies feliços a la presó. Espero que te guste.
Nos leemos en septiembre

L.

3:18 p. m.  
Blogger Moisé said...

fenomenal.

5:20 a. m.  
Blogger Yo said...

Hola de nuevo, que linda entrada, tan real, tenés razon en cada cosa, sabes a veces somos presos hasta de nuestra libertad o es que tal vez no tenemos una libertad real, ya sabes todo esta maquinado desde que nacemos, presupuesto desde la misma gestación, son vidas articuladas. Tenemos al final mentes acomodadas, impersonales, inyectadas, No somos capaces de pensar ni de ser nsootr@s mism@s. no justifico de ninguna manera las carceles, pero si hay algo rescatable minimamente segun mi punto de vista, es ese encuentro con uno mism@. ese conocerse y saber que en realidad sos vos. creo que ayuda a autodeterminarse como ser y poder realizar algo parecido a la Libertad.

Saludos y ojala salgas pronto!

4:14 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Cada epístola que escribes me sorprende más. Hilas pensamientos y sentimientos a través de palabras y frases magníficas.
Cada letra es una lección, y en conjunto vas configurando un manual magistral de lo que sientes y piensas.
Sigue ahí...por ese caminito que toda persona debería recorrer.
Gracias por enseñarnos cosas, que en muchos momentos cuesta mucho reconocer.
Tanto la vida como la libertad, es vivirla y ser libre.
Gracias de nuevo por estas lecciones tan grandes de sentimientos.
Cuídate.

1:17 p. m.  
Anonymous hapte said...

Una reflexion importantisima la que haces hoy...QUERER ES PODER..y en cada uno de nosotros existe ese poder para dirigir nuestras vidas, yo hace tiempo descubri que no existen otros ni circunstancias culpables de lo que ocurre en mi vida, solo yo, y eso libera y a la vez te hace sentir una responsabilidad inmensa...libertad porque solo tu decides y responsabilidad porque si es mala o buena tu eres quien la ha llevado a ese punto....mira te dejo algo que escribi despues de experimentarlo y asumirlo en mi vida por si te apetece leerlo, esta en esta direccion

http://www.lacoctelera.com/haptesupreina/post/2007/08/24/en-ti-esta-solucion-

besos

7:01 p. m.  
Blogger Marco Antonio said...

La prision no es solo un complejo de modulos, patios y rejas. La prisión es tambien un estado personal, que muchos soportamos en el exterior.

Salir de la carcel, no es facil, pero no es imposible.

Uno arma su vida nuevamente, tropieza, se vuelve a levantar, construye y se adapta a la vida en el exterior.

Sin embargo muchas personas, connuestras vivencias o sin ellas, tambien estamos presos, por amor, por trabajo, por la familia, por las deudas.

Aun así, sigo pensando que lo unico que no tiene solucion, es la muerte.

La vida es maravillosa. Hoy es un gran día y mañana, mañana lo ser aun más

Diario de un preso

12:30 a. m.  
Anonymous PAU said...

Al leer tus pesamientos me doy cuenta que efectivamente los seres humanos nos hacemos esclavos de nosotros mismos, y en el afan de realizarlo todo, alcanzarlo todo, quedamos vacios, pero hay una salida dejar tu vida en las manos de Dios, antes me afanaba por los propósitos de mi vida, bueno a veces aun lo hago, pero la conexión con el "AMIGO DEL ALMA" como le digo a Dios, porque eso es él para mi mi amigo incondicional, me aterriza a descansar en El, su sabiduria es superior a la nuestra, es verdadera, entonces confio en El y como por arte de su Gracia las cosas se resuelven lo mejor para mi y los que me rodean. Es bueno muy bueno ponerlo en práctica. PD: A mi tambien me gusta mucho exponer en el papel mis pensamientos, es como si uno se liberara.

10:36 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home